INICIO
     LOGO
     AYUDA GRATIS
     QUIENES SOMOS?
     CONTACTO
     COMO ILUMINARME
     QUE ES EL EGO
     MEDITACION TOTAL
     TECNICAS DE MEDITACION
     MEDITACION DIRIGIDA
     MUSICA DE RELAJACION
     MANTRAS
     REIKI TELEVISION
     VIDEOS
     COMENTARIOS
     COMUNIDADES
     ASOC. AMIGAS
     NIVEL 1
     NIVEL 2
     NIVEL 3
     THETAHEALING
     CHI KUNG
     NUMEROLOGIA
     BUSCADORES
     SITIOS INTERESANTES
     INTERPRETACION
     REFRANES
     SIMBOLOS
     JUEGOS ONLINE
     VIDEOS COMICOS
     MESSENGER
     AUTOAPLICACION
     VISITAS
     LIBRO DE VISITA



REIKI - MEDITACION TOTAL




LA MEDITACION:

 
         El corazón de la práctica de Dharma es la meditación. El propósito de la meditación es pacificar y calmar la mente. Cuando nuestra mente está serena, dejamos de tener  preocupaciones y problemas, y disfrutamos de verdadera felicidad. En cambio, si carecemos de paz mental, por muy agradables que sean las condiciones externas que         nos rodean, no podemos ser felices. Si nos adiestramos en la meditación, iremos descubriendo en nuestro interior cada vez más paz, serenidad y felicidad pura.          Finalmente, gozaremos en todo momento de felicidad, aunque tengamos que enfrentarnos con circunstancias adversas.

         Por lo general, nos resulta difícil controlar nuestra mente. Es inestable y vulnerable a las circunstancias externas, como un globo a merced de los caprichos del viento. Si          conseguimos nuestros objetivos nos ponemos contentos, pero en caso contrario nos enfadamos. Por ejemplo, si adquirimos un objeto que deseábamos o entablamos          una nueva amistad, nos alegramos en exceso y nos aferramos a ellos con intensidad, pero como no es posible cumplir todos nuestros deseos y es inevitable que algún         día habremos de separarnos de nuestras posesiones y amigos, este apego solo nos produce sufrimiento. Cuando no logramos lo que deseamos o perdemos algo que          nos pertenece, nos enfadamos y desanimamos. Cuando tenemos que trabajar con una persona que nos resulta desagradable, nos ponemos de mal humor y nos     ofendemos a la menor ocasión; como consecuencia, dejamos de ser eficaces en nuestro trabajo y de encontrar satisfacción en él, y padecemos estrés.

         Sufrimos estos cambios en nuestro estado de ánimo porque nos involucramos demasiado en las situaciones externas. Somos como niños que se emocionan al construir  un castillo de arena en la playa, pero se ponen a llorar cuando las olas lo destruyen. Por medio de la meditación, aprendemos a crear un espacio en nuestro interior y       una flexibilidad y claridad mentales que nos permiten controlar nuestra mente sin que nos afecten los constantes cambios en las circunstancias externas. De manera gradual, adquirimos una estabilidad mental que nos permite estar siempre felices, en lugar de oscilar entre los extremos de la euforia y el desaliento.

         Si practicamos la meditación con regularidad, finalmente lograremos eliminar las perturbaciones mentales, la causa de todos nuestros problemas y sufrimientos. De este modo, disfrutaremos de paz interna permanente, lo que se conoce como la liberación o nirvana en sánscrito. A partir de entonces, día y noche, vida tras vida, solo       experimentaremos paz y felicidad.
La Etapa de la Concentración
         La concentración comprende dos procesos simultáneos: la unificación de las energías y la disminución del campo del foco de la atención. Por lo tanto podemos hablar de          la concentración en términos de integración. La integración es de dos tipos, que llamaremos horizontal y vertical. La integración horizontal consiste en la unificación de la          mente consciente en sí misma, o en su nivel ordinario; mientras que la integración vertical consiste en la unificación de la mente consciente con el subconsciente, lo cual       lleva consigo la liberación de las energías somáticas bloqueadas, así como el despertar de energías psíquicas en niveles cada vez más profundos.
La integración horizontal corresponde a lo que normalmente se conoce en el budismo como atención y recuerdo. La palabra recuerdo es bastante adecuada dentro de este      contexto ya que implica reunir algo que se encontraba disperso, llevándolo a nuestro ser consciente. Nuestro ser consciente a menudo se divide en varios aspectos o     "seres parciales", cada uno con sus propios intereses, deseos, etcétera, cada uno tratando de suprimir a los demás para así alcanzar la supremacía. Unas veces se impone uno, otras veces otro diferente, y así terminamos sin saber quienes somos realmente. A veces nos sentimos rebeldes; hay en nosotros un ser parcial que quiere ser       bueno y responsable, pero también hay otro que quiere olvidarse de todo y divertirse.
         De este modo no sabemos claramente quienes somos. Nos identificamos con cada uno de estos seres parciales cuando toman posesión de nuestra mente consciente,      pero al mismo tiempo sabemos que ninguno de ellos es el total de nuestra persona. La verdad es que no somos realmente un solo ser sino una colección de seres         parciales desintegrados. Nuestro ser real llegará a existir cuando logremos integrar o recordar todos estos aspectos, todos estos seres, para reunirlos en nuestra mente          consciente. Esto se logra por medio de la práctica de la atención y el recuerdo. La atención y recuerdo en la tradición budista es de tres clases.
Primero tenemos la atención en el cuerpo y sus movimientos; debemos estar atentos de todo movimiento del cuerpo. No debemos hacer ningún movimiento sin         percatarnos de ello. Cuando hablamos, también debemos estar atentos y con pleno conocimiento de lo que decimos y de nuestros motivos. Debemos estar alertas, despiertos y tranquilos.
Luego, en segundo lugar, está la atención en nuestros sentimientos y emociones; que es el tener clara conciencia de nuestros estados de ánimo pasajeros, de si estamos          tristes o felices, contentos o descontentos, ansiosos, atemorizados, alegres o excitados. Observamos y vemos todo, sabemos exactamente como estamos; esto no     implica que debamos tomar una actitud desapegada de nuestros sentimientos y emociones como si fuésemos espectadores, observando desde fuera. Estaremos          experimentando nuestros sentimientos y emociones y al mismo tiempo estaremos siempre atentos, siempre observando lo que sentimos.
Tercero y último, la atención de los pensamientos: el saber lo que estamos pensando, saber donde está nuestra mente de un instante a otro. Sabemos que nuestra mente    está inquieta y que se distrae fácilmente. Generalmente nuestros pensamientos están distraídos, por esta razón debemos enfocar nuestra atención en los pensamientos, debemos tratar de tener clara conciencia de lo que pensamos momento a momento. La integración horizontal se logra practicando de esta manera; por medio de esta          práctica unificamos los aspectos de la conciencia, dando así origen a nuestro ser. Cuando lo logramos plenamente podemos decir que hemos desarrollado por completo      deben integrarse con los aspectos inconscientes. Esto se logra por medio de un objeto de concentración, un objeto en el cual uno aprende a concentrar toda la atención  y en el que se absorben las energías del inconsciente.
Los cinco obstáculos
         El meditador, o aspirante, habiendo alcanzado la integración horizontal llega a un punto crucial; el punto en que deberá hacer una importante transición: desde el plano      de la experiencia sensual hasta el plano del mundo de la forma mental y espiritual. Allí aparecen los denominados "cinco obstáculos", que impiden esta transición y      que deberán suprimirse para poder entrar en la etapa de la absorción; dicha supresión es temporal. Los cinco obstáculos mentales son erradicados definitivamente solo    con el despertar a la Realidad de las cosas.
El primer obstáculo es el deseo de experiencias sensuales a través de los cinco sentidos, es decir, el deseo de experimentar sensaciones agradables a través de la vista, el      oído, el olfato, el gusto y el tacto; especialmente sensaciones relacionadas con la comida y el sexo. Siempre que estos deseos estén inquietando la mente no será posible    llevar a cabo la transición al estado de la absorción, porque la mente del meditador no puede ocuparse del objeto de concentración.
El segundo obstáculo es el odio, o sentimiento de mala voluntad y resentimiento, que surge cuando el deseo de experiencias sensuales se ve frustrado. Este sentimiento a        veces está dirigido hacia el objeto del deseo.
El tercer obstáculo es el letargo y la pereza, que nos ata al plano de la conciencia ordinaria y de todos los días. Es una clase de inercia animal de mente y cuerpo.
El cuarto es el extremo opuesto del tercero, la ansiedad y el desasosiego, que se manifiesta en nuestra mente cuando ésta se contamina por la inquietud y la preocupación,       que nos impiden dedicarnos a algo en concreto, quedándonos en un estado de continuo aspaviento y desasosiego.
El quinto y último obstáculo, es la duda. No es el resultado de la honesta curiosidad intelectual, sino más bien una indecisión o aún renuencia a decidirse y a      comprometerse a una tarea en particular. Este estado mental proviene esencialmente de la falta de fe, la falta de confianza, el rechazo a admitir que existen estados       mentales superiores que el ser humano puede alcanzar.
         Estos son los cinco obstáculos que deben ser combatidos y eliminados para poder concentrarnos, en nuestra preparación para entrar al estado de absorción. Para la          mente contaminada por el deseo de experiencias sensuales, es comparada con agua a la que se le han agregado colorantes, es bonita tal vez pero ha perdido su pureza    y trasparencia. Una menta contaminada por el odio es comparada con el agua hirviendo. Una mente contaminada por la pereza y el letargo se dice que es como agua          estancada llena de algas. Una mente contaminada por la ansiedad y el desasosiego es como agua abatida por el viento, o por una tormenta, con olas inmensas en  turbulencia. Finalmente, una mente contaminada por la duda y la indecisión es como el agua llena de barro.
         Cuando se suprimen estos cinco obstáculos la mente consciente llega a ser como el agua pura, fresca y cristalina. En este estado de calma la mente está lista para          concentrarse. Los objetos de concentración son de muchas clases, aún dentro de la misma tradición budista. Algunos son simples y ordinarios, otros son complejos y         extraordinarios; algunos son objetos ordinarios de cada día, mientras que otros son más raros y peculiares. Por ejemplo, la respiración es un objeto de concentración y        existen varias técnicas que consisten en desarrollar la atención o el seguimiento de la respiración. Otro objeto de concentración, muy importante por cierto, es el sonido,  especialmente el sonido sagrado que se conoce con el nombre de mantra. O podemos tomar como objeto de concentración un disco de color brillante y puro, rojo,         verde, azul, etcétera, de acuerdo con nuestro temperamento.
         También podemos tomar como objeto de concentración un pedazo de hueso humano, preferiblemente grande. Otra alternativa es tomar una idea para concentrarnos en       ella; por ejemplo, podríamos tomar alguna virtud en particular, como puede ser la generosidad. Incluso podemos usar objetos tan ordinarios y mundanos como la llama     de una vela. Podemos concentrarnos en los diferentes centros psíquicos de nuestro cuerpo, o en una imagen mental del Buda, un gran Bodhisattva, un gran maestro.    Usar cualquiera de estos objetos, ya sea la respiración, un mantra, una llama, una imagen del Buda, etcétera, nuestra mente puede llegar a absorberse de una forma      profunda, logrando alcanzar el estado de absorción. No es necesario usar todos y cada uno de los objetos de concentración mencionados, aunque es posible encontrar     sistemas de meditación tradicionales que los combinan secuencialmente; también pueden combinárseles con métodos indirectos para elevar el nivel de conciencia, como    pueden ser los rituales y cantos.
         Si procedemos de esta manera, es decir, si integramos la mente consciente con la mente inconsciente, si vencemos los obstáculos mentales, si tomamos uno o varios     objetos de concentración y si nuestras energías más profundas comienzan a fluir con mayor fuerza, hacia el objeto de concentración, experimentaremos un gran cambio:  nuestro nivel de conciencia empezará a elevarse, yendo del plano del mundo de la experiencia sensual al plano de la forma espiritual y mental. En otras palabras,      estaremos pasando de la primera a la segunda etapa de meditación; estaremos pasando de la meditación, en el sentido de concentración, a la meditación en el sentido       de absorción.
La Etapa de la Absorción
         La segunda etapa de la meditación es la absorción, dividida a su vez en cuatro niveles, a través de los cuales continua el proceso de la integración que ya había         comenzado en la etapa anterior.
En el proceso de absorción, la mente consciente purificada se integra con la superconsciente, y las energías de la mente superconsciente, puramente espirituales, comienzan         a fluir. La absorción representa el proceso de unificación de la mente hacia niveles de conciencia superiores, en niveles de ser cada vez más elevados. A medida que este     proceso se lleva a cabo se transforman gradualmente en estados y funciones superiores. Todavía existe un poquito de actividad mental en este primer nivel. Todavía nos encontraremos pensando de forma muy sutil en cosas mundanas, incluso la meditación que estamos realizando. A partir del segundo nivel de absorción desaparece por      completo este tipo de actividad mental y el pensamiento. Tal vez muchos imaginarán que al no pensar uno se vuelve inerte, como si estuviera muerto, pero no es así.       Podemos incluso decir que, debido a que no estamos pensando, nuestra conciencia se vuelve más clara y brillante, más radiante que nunca. Pero a partir del segundo       nivel de absorción, no hay pensamiento; podemos tratar de apreciar que la experiencia de estos niveles no tienen un origen analítico, ni intelectual, sino que proceden      de imágenes y símbolos.
         Es posible lograr esto utilizando las cuatro símiles tradicionales, que el Buda usó para ilustrar los cuatro niveles de absorción.
El primer nivel lo compara con el jabón en polvo mezclado completamente con agua. El Buda nos pide que imaginemos como una persona toma el jabón y un poco de agua,    mezclándolos de tal manera que quedan totalmente absorbidos uno en el otro, formando una mezcla homogénea perfecta. No sobrará ni una gota de agua, ni habrá un    solo grano de jabón que no se haya saturado de agua. Así es el primer estado de absorción, de acuerdo con el Buda. En este estado el cuerpo psicofísico queda lleno de          felicidad, éxtasis, alegría y, al mismo tiempo, todos estos sentimientos estarán perfectamente equilibrados; todo está en calma, estable y firme: la concentración se      convierte en algo natural y espontáneo.
Para describir el segundo nivel de absorción, el Buda nos pide que imaginemos un gran lago de aguas tranquilas y puras. Este lago se abastece de una fuente subterránea,       de tal modo que hay un continuo flujo de agua pura que emerge desde las grandes profundidades; así es el segundo estado de absorción. Se encuentra en calma, claro          tranquilo, puro, transparente, pero desde niveles aún más profundos emerge algo más puro, aún más maravilloso, burbujeando continuamente. Este es el componente espiritual, la conciencia superior, que nos inspira.
El Buda nos dice que el tercer nivel de absorción es como el mismo lago, el mismo componente acuático, solo que esta vez contiene innumerables flores de loto. Estas    flores de loto se encuentran completamente sumergidas en las aguas puras del lago. Del mismo modo, en el tercer nivel de absorción, se puede decir que nos        encontramos completamente sumergidos en esta conciencia espiritual, empapados de esa conciencia superior. Estamos saturados por dentro y rodeados por ella desde           fuera; así es el tercer nivel de absorción.
En el caso del cuarto nivel de absorción, el Buda nos pide que imaginemos un hombre que, en un día caluroso, acaba de tomar un baño. Al haberse lavado bien, se       envuelve con una sábana blanca, de modo que queda completamente cubierto de pies a cabeza. Así, nos dice el Buda, es el cuarto nivel de absorción. Estamos          protegidos por esa conciencia superior del contacto y de la influencia de esos estados inferiores. Es como si estuviésemos rodeados de un aura poderosa; no es que          podamos sumergirnos en este estado, sino más bien que este estado desciende sobre nosotros y nos envuelve. Además comienza a emanar radiaciones, de tal manera       que crea un cuerpo meditativo a nuestro alrededor. En este estado no seremos afectados con facilidad, sin embargo podremos influir y afectar a otros.
         Estos son los cuatro niveles de absorción; si queremos recordarlos y adquirir cierta identificación imaginativa de las experiencias descritas, tal vez sería mejor que  usáramos las cuatro símiles que nos ha brindado el Buda. Al haber atravesado, por lo menos imaginariamente, estos cuatro niveles de absorción, podemos pasar ahora       a la tercera etapa de la meditación.
La Etapa de la Visión Clara
         Es la visión o comprensión clara de la naturaleza real de las cosas; en la terminología budista tradicional se dice que es la visión de las cosas como son realmente. En otras palabras, usando un lenguaje más abstracto y filosófico, es la comprensión directa de la Realidad misma. Incluso podría decirse que esto es lo que la palabra     meditación significa en su sentido más elevado, en términos de la visión clara. Tal percepción se compone de dos partes. Por un lado es la comprensión de todo lo          condicionado, del mundo o todo lo transitorio, etcétera, y también es la comprensión de lo Incondicionado, lo que trasciende al mundo, lo Absoluto, lo Ultimo.
         La visión de lo condicionado consiste en tres aspectos: Primero comprendemos que todas las cosas condicionadas y mundanas, por naturaleza propia, no pueden       ofrecernos satisfacción real o duradera. Debemos buscar la satisfacción en otra parte; segundo, comprendemos que todo lo mundano, lo condicionado, lo transitorio es    perecedero, y que por lo tanto no podemos poseerlo para siempre; tercero y último, comprendemos que lo condicionado solo existe en un nivel relativo y no en uno          absoluto; no posee una realidad permanente última. Entonces, la Visión Clara en lo Trascendental consiste, de acuerdo con una de las tantas formulaciones, en los  "cinco conocimientos" o las "cinco sabidurías". Estos conocimientos no lo son en un sentido ordinario, sino que van más allá de la esfera intelectual.
         El primero puede describirse como "el conocimiento de la totalidad de las cosas", no tanto como la suma de las diferentes partes sino en su sentido más profundo, a la        luz de su principio unificador. Luego tenemos el conocimiento de todas las cosas mundanas y trascendentales sin un rastro de distorsión subjetiva. A este conocimiento        a veces se le conoce como "el conocimiento similar a un espejo", denominado de esta manera porque refleja todo lo que se le presenta tal y como es, sin subjetividad,          ni prejuicio, sin oscurecer la realidad.
         En tercer lugar, está el conocimiento de las cosas en su absoluta igualdad e identidad, viendo una misma Mente en todo y una misma Realidad -Shunyata-.
         En cuarto lugar, está el conocimiento de las cosas en su particularidad y su diversidad; la igualdad absoluta no borra la diversidad absoluta, ni impone desequilibrios,         vemos a las cosas en su unidad absoluta. Finalmente tenemos el conocimiento de lo que hay que hacer para el beneficio espiritual de otros seres vivientes


Consejos Prácticos Para Meditar

1- Calma.  El estado mental de la mañana es ideal para meditar. Lo mismo sucede al atardecer. La temperatura ambiental y la energía a esas horas es ideal para sumergirse en el estado de serenidad y contemplación que requiere la meditación. La hora de la meditación debe ser seleccionada con cuidado, debes seleccionar una hora en la que tengas tiempo para hacerlo, recuerda la meditación requiere que estemos tranquilas.       


 
2- Rutina. Es importante establecer una rutina de meditación. Para esto hay que seleccionar un lugar especial (un sofá, la cama o cualquier otro lugar) y una determinada hora. Se debe meditar siempre a la misma hora y en el mismo lugar. De esa manera estamos aprendiendo a que a esa hora vamos a entrar en un periodo de calma para nosotras mismas. Recuerda el habito hace al monje.

3- Concentración. Antes de comenzar un periodo de meditación es importante mentalmente decirle a nuestro cuerpo y nuestro ser: calma, olvida el pasado, olvida el presente, olvida el futuro. Esto hace que nos condicionemos para concentrarnos. No es fácil al principio pero con un poquito de practica se logra.

 
4- Posición. Si te sientas para meditar trata de sentarte con la cara al norte o al este. Esta es una practica yoga para beneficiarse de la energía en esas direcciones. Siéntate cómoda en una posición en la estés relajada.

5- Espacio. Si te es posible debes tener un cuarto especial para meditar. De esta manera puedes usar ese espacio para crear un ambiento bonito, lleno de calma y tranquilidad, poner flores frescas, incienso y mantenerlo fresco y ordenado. Este será tu refugio.

 6- Respiración. La primera actividad a la hora de meditar es respirar profundo, debes estar conciente de tu respiración. La respiración puede ser rítmica: primero inhalas, luego sostienes el aire y finalmente exhalas, trata de mantener en mismo tiempo en cada actividad. Recuerda la respiración mantiene el flujo de prana (energía vital). 

7- Despacio. No es fuerces la mente a pensar en algo rígidamente, respira y trata de concentrarte en la respiración deja que la mente se tranquilice poco a poco.

8- Enfoque. Selecciona un punto focal en el cual concentrarte, puede ser el punto medio entre tus cejas o el corazón. El punto focal debe siempre ser el mismo. Este punto tiene la función de hacer que tu mente se concentre sin esforzarte. Trata de enfocar tus pensamientos en ese punto, imaginariamente visualízalo.

9- Mantras. Si deseas puedes usar un mantra (la palabra que se repite constantemente) si tienes un mantra personal úsalo de lo contrario puedes usar cualquier mantra. Uno de los mantras más usados es OM.

10- Constancia. La practica perfecciona, si practicas estos pasos u otras técnicas de meditación veras como esto brinda tranquilidad a tu vida. No esperes resultados inmediatos, la meditación toma tiempo. Empieza con unos minutos e incrementa el tiempo paulatinamente.  





          

Meditación en las diferentes escuelas [editar]
A partir de esta base común, a lo largo de la historia lasdiferentes tradiciones budistas elaboraron sus propias técnicas demeditación dependiendo de su propia evolución histórica y susinfluencias culturales. En todas las tradiciones hay infinidad detécnicas y variantes meditativas, de manera que es difícil que en unatradición budista no se encuentre por lo menos señalado aquello queocupa la atención de las otras. No obstante, de manera resumida sepuede citar como característico de los sistemas de meditación en lasdiferentes tradiciones budistas lo que sigue:
  • Budismo Theravada: hace hincapié en el análisis y descripción de los diferentes estados de meditación. Limpia de ritual y con un fuerte componente de estudio.Enfatiza un camino progresivo de práctica que pulirá las realizacionesdel practicante. El análisis y la sistematización de la experienciameditativa es la característica principal en la tradición Theravada.
  • Budismo Zen: destaca el carácter espontáneo e intuitivo de la sabiduría.La práctica budista es limpia de ritual e intenta buscar una armoníanatural en el individuo que le predispone a realizaciones directas eintuitivas. Evitar el dualismo en la comprensión de la realidad, es lacaracterística fundamental de la meditación Zen.
  • Budismo Tibetano:sobresalen los mecanismos simbólicos e inconscientes de la mente. Esuna práctica ritualista que intenta la transformación de la mente delpracticante mediante un camino progresivo de realizaciones. Lameditación en el budismo tibetano está centrada desde sus inicios enestablecer nuevos patrones psicológicos para aumentar la comprensión dela realidad a niveles profundos. Es la más simbólica y mágica de todaslas tradiciones budistas.
  • Budismo de la Tierra Pura: resalta el carácter omnipotente de la sabiduría frente a los esfuerzos del individuo. Es una práctica devocional en donde los mantras(recitaciones) predisponen al practicante para una realizacióninstantánea. En el budismo de la Tierra Pura, la devoción, humildad ygratitud suponen en sí mismas vías de realización espiritual como algo muy distintivo.

 

        El Anapana es una de las técnicas más antiguas de meditación de la India, utilizada por todos los maestros e incluso por Buda. Sencilla y muy eficaz para conseguir sosegar y tranquilizar la mente así como para desarrollar la atención y la ecuanimidad.Yo la aprendí en un retiro Vipassana, según las enseñanzad de S.N.Goenka, que hice en Markal, un pequeño pueblo a unos 150 km de Bombay.Además de un ejercicio muy útil para el control mental, supone enmuchas ocasiones un gran alivio,pues se consigue que la mente abandoné durante un tiempo sus parloteosy divagaciones, logrando una calma muy reparadora. Por ello, pienso quesu práctica puede resultarle interesantetanto a quien se interese por el crecimiento interior y elautoconocimiento como para aquellos que simplemente busquen una formade relajarse o de fomentar sus capacidades de concentración.
.
Instrucciones
.
— Colocarse en un lugar cómodo y silencioso, en posición sentada - no tumbarse para evitar dormirnos -.
—Concentrase en la zona que se indica en la figura, es decir, una areatriangular que va desde el labio superior hasta el entrecejo.

Prestar toda la atención posible a esta parte delcuerpo, sin distraerse, estando alerta a todas las sensaciones que seproduzcan, ya sean agradables o desagradables, observándolas sinjuzgarlas y sin pretender modificarlas. Lo que se sienta podrár ser lasensación táctil de la respiración, la temperatura del aire que entra osale, hormigueos, picores, cosquilleos, pequeños temblores, cambios detemperaturas…cualquier cosa que se presente debe ser observada tal ycomo es, sin ser juzgada y sin deseo de modificarla.
— Practicar durante diez minutos o más.
.
Beneficios
.
- Se educa la mente y se evitan divagaciones y pensamientos descontrolados.

- Se favorece la concentración y la fuerza de voluntad.

-La atención se afina y, dado que las sensaciones que aparecen sonobservadas sin juicio ni apego, viendo como llegan, permanecen unosinstantes y se van, se consigue ir descubriendo por experiencia propialo que es la ecuanimidad
.



INFORMACION TOMADA EN    

 

http://revistalatarasca.blogspot.com/2009/01/el-anapana-es-una-de-las-tcnicas-ms.html
La Técnica de Vipassana 
Vipassana, que significa ver las cosas tal como realmente son, esuna de las técnicas más antiguas de meditación de la India. Fueredescubierta por  Gotama el Buda hace mas de 2.500 años y fue enseñadapor él como un remedio universal para  males universales,  es decir,como un arte:  El arte de vivir
Esta  técnica no sectaria tiene por objetivos la total erradicaciónde las impurezas mentales, y la resultante felicidad suprema de lacompleta liberación. La curación, no meramente la curación de lasenfermedades, sino la curación esencial del sufrimiento humano, es supropósito.
Vipassana es un sendero de auto-transformación mediante de laauto-observación. Se concentra en la profunda interconexión entre mentey  cuerpo, la cual puede ser experimentada de manera directa, por mediola atención disciplinada dirigida a las sensaciones físicas que formanla vida del cuerpo, y que continuamente se interconectan con la vida dela mente y la condicionan. Es este viaje de autoexploración a lasraíces comunes de cuerpo y mente, basado en la observación, lo quedisuelve la impureza mental, produciendo una mente equilibrada, llenade amor y compasión. 

 

Las leyes científicas que operan en nuestras  sensaciones,sentimientos, pensamientos y  juicios llegan a  hacerse evidentes.Mediante la experiencia directa, se comprende la naturaleza de como unocrece o decrece, de como uno produce sufrimiento o se libera de él. Lavida se va caracterizando por una intensificación de la conciencia, porla ausencia de engaño, por el auto-control y la paz. 
 
La Tradición 
Desde los tiempos de Buda, la Vipassana ha sido trasmitida hasta elpresente, por una cadena ininterrumpida de maestros. Aunque es deascendencia Hindú, el Maestro actual en esta cadena, el señor S. N. Goenka,nació y creció en Birmania (Myanmar). Durante su residencia allí, tuvola buena fortuna de aprender Vipassana de su Maestro, Sayagyi U BaKhin, quien era en aquel tiempo un alto funcionario de gobierno. Luegode recibir entrenamiento de su maestro durante catorce años, el Sr.Goenka se estableció en la India, y comenzó a enseñar Vipassana en1969. Desde entonces, ha enseñado a decenas de miles de personas detodas las razas y religiones, tanto en Oriente como en Occidente. En1982 comenzó a designar profesores asistentes, para que le ayudasen aatender la creciente demanda de los cursos de Vipassana. 
 
 
INFORMACION OBTENIDA EN

 

http://www.spanish.dhamma.org/vipassan.htm



LA TECNICA DE MEDITACION BRAVO, ES UNA TECNICA RELATICAMENTE NUEVA, ES UNA DE CARACTER MANTRICOS CONSISTE EN LO SIGUIENTE

1. BUSCARA UN LUGAR DONDE PUEDAS ESTAR TRANQUILA

2. TE ACOSTARA BOCA ARRIBA O TE SENTARA COMODAMENTE, COMO PREFIERA, Y TE QUITARA CUALQUIER PRENDA DE VESTIR QUE TE MOLESTES, YA SEAN RELOJ, CADENAS, ARETES, PULSERAS, ANILLO ETC

3. CERRARA LOS OJOS Y COMENSARA A REPETIR LA PALABRA BRAVO, BRAVO, BRAVO
   AL MENCIONAR, TU CUERPO SE IRA RELAJANDO Y TU MENTE Y TE IRAS DESCONECTANDO DE TODO.

ES UNA FORMA SENCILLA DE HACERLO, LA CONSIDERO UNA DE LAS TECNICAS MAS AVANZADA PARA LOGRAR SOMETER A LA MENTE.

BENEFICIOS DE ESTE TIPOS DE MEDITACION

1. RELAJA EL CUERPO Y LA MENTE
2. LIMPIA EL AURA
3.AUMENTA LA VIBRACION
4.PURIFICACION DE LA MENTE INTERIOR.
5. DISUELVE TOTALMENTE EL EGOISMO

TECNICA DE MEDITACION EN LA RESPIRACION

ES UNA DE LAS MEJORES TECNICAS YA QUE LA MENTE SE CONCENTRA DE FORMA NATURAL EN LA RESPIRACION.

1. Se busca un lugar donde estar tranquilo

2. se acuesta boca abajo o sentado comodamente y se quitar cuaquier prenda de vestir que le moleste, ya sea cadenas, anillos, reloj, pulseras, aretes  etc, etc

3 Se cierra los ojos y se comiensa a inhalar aire por la nariz lentamente y se trata de dirigir la concentracion al aire que va entrando por la nariz.


ESTA INFORMACION HA SIDO TOMADA DE
            www.lindisima.com/pasosmed.htm
            www.wikipedia.com



 
 
      

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=